domingo, 1 de marzo de 2015

Decálogo de la mujer empoderada

No te necesito para que me definas...sé muy bien quién soy.
No te necesito para que me rescates...de mis demonios me encargo yo.
No te necesito para que me muestres el camino...tengo claro a dónde voy y cómo llegar.

No te necesito para que me resuelvas la vida...yo ya me la resolví.
No te necesito para que me hagas promesas de eternidad...para mí sólo cuenta el aquí y el ahora.

Pero, sí...

Te necesito para que te rías conmigo de las mismas tonterías.
Te necesito para que seas mi cómplice más leal y el mejor de mis amigos.
Te necesito para que seas testigo presencial de mi evolución y me recuerdes cuando ya no esté.

Te necesito para indignarnos juntos ante las mismas injusticias.
Te necesito para compartir ideas, conceptos, intereses...o no compartirlos, pero siempre respetarlos.
Te necesito para ver las nubes, para viajar, para escuchar música para que me regales tus secretos y para que me rasques la espalda.

Te necesito para que con tu presencia, hagas más plena la buena vida que tanto me ha costado crearme.

Sí...Creo que para éso...¡Sí te necesito.

Maria Patricia Ortiz

1 comentario:

  1. excelente poema un honor que este la foto esa ahí... gracias

    ResponderEliminar