lunes, 8 de febrero de 2016

¿POR QUE AMAS TANTO AL HOMBRE QUE TE LASTIMO?

Una vez alguien me preguntó ¿por qué amas tanto a el hombre que te lastimó?...me quedé por un micro segundo en silencio por la pregunta, sonreí y después dije no sé, simplemente así lo siento. Y es que si estoy conciente del dolor que me causó y que no merecía de su parte, pues nunca en mi corazón cabe la idea de lastimar a alguien que te ama, que te regaló sus mejores sonrisas o simplemente finalizar la que pudo haber sido la mejor historia de amor, perderse la felicidad (esa que él aún no tiene) que estoy segura pude haberle dado y que terminó con la primera excusa. También tengo presente todos sus defectos a los que amo, aunque me digan que estoy loca.
También sé que otras mujeres en mi lugar reaccionan con odio hacia el hombre que rompió su corazón e intentan llenar ese dolor con otra persona, hablan de todas las cosas malas y los defectos de ese hombre que las lastimó solo para sentirse bien y mejor. Pues a veces he lamentado no ser como esas mujeres, pero luego agradezco ser como soy, sé que soy una mujer fuerte, siempre lo he sido, pues cargar con ese dolor y a la vez no poder tener sentimientos negativos por quien te lo causó no ha sido nada fácil, además de todas las ilusiones rotas, pero por eso mismo ahora soy más fuerte, pero irónico decir que él ha sido mi veneno pero también ha sido mi antídoto; existe un momento del día en el que él sigue dándome parte de mi energía para continuar, yo simplemente sonrío, soy feliz y dejo que las cosas vengan como tengan que venir, la clave está en perdonar.
A veces he lamentado no ser como esas mujeres que se van con el primero que les ofrece amor para sacarse al anterior, pero luego agradezco no ser como ellas, pues no cabe en mi mente la idea de andar con alguien sin tener sentimientos de amor o porque simplemente me convenga y mucho menos teniendo a otra persona en mi corazón y en pensamientos, eso es  engañarlos y nadie se merece eso. todo será a su debido tiempo.
A veces he lamentado no ser como esas mujeres que hablan de todo lo malo de esa persona que las lastimó, pero agradezco no ser como ellas, tampoco puedo hablar de sus defectos porque quizá los amo tanto como a sus virtudes y termino diciéndoles que el es un hombre bueno y de gran corazón, pero que quizá su inmadurez, la presión social, el que dirán, la influencia de las personas que lo rodean, el no tener claro lo que quería y entre otras cosas lo llevaron a actuar como la mayoría de "hombres" lo hace, me niego a pensar que ese sea mi mecanismo de autoengaño para conservar la bella imagen que tengo de él en mi mente y corazón.
Pero además en ese micro segundo que alguien me preguntó ¿por qué amas tanto al hombre que te lastimó? pasaron por mi mente tantas cosas, muchas y entre ellas su hermosa alma que se refleja en sus ojos, su sonrisa, sus rojos labios, mi beso en su frente, el hermoso café de sus ojos que me quita el sueño, nuestra primera salida, su perfume, su olor corporal, nuestras discusiones, nuestras reconciliaciones, nuestro primer beso, su pecho que tanto me encanta, su barba, mis brazos que encajaban perfectos sobre su cintura cuando lo abrazaba, el latido de su corazón, sus vellos, nuestras fechas, sus gestos de niño, sus ratos espontáneos y locos, su mal humor, sus planes a futuro en los que me incluía, su voz, como organizaba su tiempo y sus visitas express, nuestras escapadas nocturnas, sus enojos, sus mentiras, el dolor de su espalda del que se quejaba, la sonrisa de su hijo que adoré, sus problemas, su ombligo profundo, su hermosa madre, nuestras canciones, esa contracción de su frente, sus uñas cutas, sus manías, sus tonterías, esa forma peculiar y tierna con la que me miraba cuando le decía te amo, cada cosa guardada en la memoria de mi corazón, además de aquello que guardo solo para mí, todas esas cosas pasaron por mi mente acompañadas de un suspiro...y la persona que me preguntó porqué amas tanto al hombre que te lastimó? al escuchar mi respuesta me dijo con una sonrisa y expresión sorprendida: vos de verdad que lo amas. Esta vez asentí con la cabeza. Y es que de seguro me delató el brillo en mis ojos, la franqueza de mi voz, la suave sonrisa y ese suspiro....oh suspiro!

No hay comentarios:

Publicar un comentario